Enseñando a los niños una buena ética de trabajo

Mencione la palabra ‘trabajo’ a sus niños y despejará un cuarto más rápido de lo que una rana atrapa una mosca.Los niños están creciendo en estos días con la falta de ética de trabajo que las generaciones anteriores han demostrado.Si un trabajo es ‘muy difícil,’ los niños tienden más a darse por vencidos que tratar.

service-mormonNo estoy diciendo que todos los niños son temerosos y sin deseo de trabajar.He visto muchos que aventajan a algunos adolescentes en lo que ellos están dispuestos y capaces de llevar a cabo.También están aquellos quienes quieren ayudar muchísimo en la casa y en el patio, pero sin la guía apropiada no saben qué hacer o cómo hacerlo.

Orientación es la palabra clave.Uno de los mayores cumplidos que he escuchado que una madre recibió, dice: “Ella nunca nos pide hacer algo sin estar justo allí con nosotros y ayudar.”Esta mujer en particular tiene nueve hijos, y un esposo quien estaba fuera trabajando la mayor parte del tiempo.Ella no quiso que se regara por el vecindario que él no estaba y así por muchos años nadie supo cuanto tiempo ella pasaba sola con sus niños.Si ella no les hubiera enseñado a trabajar, hubiera sido abrumador.

Esta familia tenía un jardín GRANDE.Cada día esta madre estaba afuera con sus hijos, enseñándoles cuales plantas eran vegetales y cuales eran hierba mala, y cuanta agua todo necesitaba.Cuando era tiempo de cosechar, se podía ver a la familia afuera juntando frutas de los arboles y vegetales de su huerto.Desde una temprana edad niños y niñas por igual, ayudaron a envasar lo que ellos habían cosechado para ayudarse así mismo a pasarla durante del año.

Por muchos años yo fui exactamente lo opuesto.Ahuyentaba a mis hijos del camino así podía terminar el trabajo, ya sea que fuera cocinar, limpiar o lavar ropa.No me di cuenta cuánto mi hija mayor quería trabajar conmigo, no que yo hiciera el trabajo por ella.Afortunadamente mis hijos tienen un padre quien es mucho más paciente, y aun me enseña como calmarme y tomar el tiempo para enseñar a nuestros hijos a trabajar.

La mejor época para enseñar a un hijo el valor del trabajo duro es en su juventud.“Instruye al niño en su camino, y aun cuando fuere viejo no se apartara de él” (Proverbios 22:6).

Joseph B. Wirthlin, un apóstol de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (también conocida como la Iglesia Mormona), habló brevemente de la importancia de enseñar este valor a los hijos.

“Enseñen a sus hijos a trabajar, y enséñenles que el trabajo honesto desarrolla dignidad y autorespeto.Ayúdenlos a encontrar placer en trabajar y sentir la satisfacción que vine por un trabajo bien hecho (Joseph B. Wirthlin, “Spiritually Strong Homes and Families”, Ensign, Mayo 1993).

Convencer a los niños que ellos quieran trabajar puede a veces parecer abrumador.Pero puede haber un asombroso sentido de satisfacción cuando ellos han terminado la tarea en mano.Uno de nuestros cuartos más intimidantes para limpiar pertenece a mis hijos.Es una vista aterradora, así como estoy segura que aquellos que tienen hijos pueden atestiguar.No me llevó mucho tiempo aprender que decirles que era hora de ir a limpiar su cuarto no haría que el trabajo se hiciera, y no es difícil decir porqué.Atravesar la puerta (cuando usted puede abrir la puerta) y mirar el desorden podría acobardar aún al más valiente de los hombres.

Aquí hay algunas cosas que aprendí para alentar a mis propios hijos a terminar su trabajo.

1Divídalo en partes más pequeñas.Ya sea si está limpiando un cuarto, lavando los platos, o rastrillando las hojas, divida los trabajos grandes en algo más pequeño.Si está arreglando un cuarto, empiece por los libros, o una sección del cuarto desordenado. Si están lavando platos, deles primero los platos.Si están rastrillando las hojas, aliéntelos a empezar con una sección pequeña.

2.Encuentre formas de hacerlo un juego.Ponga un cronómetro y vea cuánto ellos pueden hacer antes de que suene.Canten una canción.Tomen turnos para ser Supervisor, y por cinco minutos déjelos ser el jefe.

3.No tenga temor de parar y jugar.Los niños aman tener descansos para jugar.Simplemente no los haga tan largos o ellos no volverán al trabajo.Una pausa de treinta segundos puede hacer maravillas.

4.No deje pasar las cosas pequeñas.Por esto quiero decir que se aseguren que el trabajo esté completo.Si ellos limpian su cuarto, asegúrese que ellos revisen debajo de las camas, aún encima de sus camas, o atrás de la librera.Revise que los libros estén alineados correctamente, no sólo apilados uno encima del otro.Si les enseña hacerlo de la forma correcta cuando son jóvenes, ellos continuarán haciéndolo cuando crezcan.

5.Recompénselos cuando terminen.No estoy hablando de sobornos.Hablo de recompensas.Palabras para reconocer un trabajo bien hecho. Vayan al parque o a la biblioteca.Hagan galletas juntos.Lean el libro favorito de ellos.

6.Lo más importante, esté allí con ellos.Si quiere que ellos limpien su cuarto, esté allí y ayude.Si trabajan afuera, tome un rastrillo o una bolsa de basura y sumérjase.

Los hijos aprenden mejor cuando son guiados por alguien a quien aman.

Ahora, no puedo garantizarles milagros, pero podrían encontrarse a si mismos con algunos trabajadores felices si usted les da una mano para ayudarles a aprender.

Mientras usted continúe haciendo esto, tenga en mente que cuando los hijos crecen, algunos querrán que usted los continúe ayudando, otros querrán arreglárselas por si mismos.Siempre este disponible para ayudarles cuando lo pidan.

Esto puede ser mucho pedir, especialmente cuando ambos padres necesitan trabajar, o sólo hay un padre.Sin embargo, esto no es imposible.Si alguna vez esto pareciera que es mucho para manejar, llévelo a su Padre Celestial.Él puede darle la fortaleza que necesita y las oportunidades requeridas para hacer lo que es justo para sus hijos.

Le prometo que valdrá la pena el esfuerzo.

Por Laurie Walker el 26 de enero de 2008.

| Fortaleciendo a las Familias

Deja un comentario*

comment_before*