LA HERMANA LINDA K. BURTON ESCRIBE SOBRE EL BIENESTAR EMOCIONAL Y MENTAL: “MANTENGAN UNA PERSPECTIVA ETERNA”

Linda K Burton

 

Escrito por la Hermana Linda K. Burton, Presidenta General de la Sociedad de Socorro, para LDS Church News y traducido por Patricia Ortiz R. de Verano para mormonsud.org

Publicado Febrero 12, 2016

Aún los valientes discípulos en las escrituras como Marta, se sintieron presa de la comparación. Ella preguntó: “Señor ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? ( Lucas 10:40). Esto trajo a luz la gentil reprensión del Salvador, quien con gran amor respondió: “Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero solo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada”. (Lucas 10:41-42)

Recientemente tuve el privilegio de visitar a la Sociedad de Socorro cuyos miembros son todas hermanas mayores que se encuentran entre los 80 y 90 años. Debido a que es invierno en esta parte del mundo, es una época que puede ser complicada para aquellos que no salen de casa o tienen dificultades para desplazarse.

En un intento por animar a estas hermanas mayores quienes comparten sus problemas de salud, dolores, pesares y otras dificultades, una dulce hermana compartió algo que ella recordó haber oído de una perspicaz niña pequeña. Aparentemente, ella había oído a alguien decir que se sentía “triste” (“blue” en inglés). La pequeña niña sugirió inocentemente, “Si te hace sentir “triste”, ¡píntate de un color diferente!” Algunas veces este iluminado enfoque es todo lo que necesitamos. Simplemente alineemos nuestros hombros y escojamos ver el lado positivo de las cosas, pueden cambiar el rumbo de nuestros sentimientos de tristeza. Escoger actuar positivamente cuando los tiempos son difíciles en vez de reaccionar emocionalmente, puede elevar, bendecir e iluminar a nosotros mismos y a otros.

TENGAN CUIDADO CON LAS COMPARACIONES

Otro reto para nuestro bienestar emocional puede ser caer en la trampa de compararnos con otros. Podemos ser tentados a divagar por qué no somos tan saludables, creativos, atractivos o inteligentes, o…, o…, o. Nombren lo que sea y podemos deslizarnos por ese resbaladizo terreno de la comparación si no tenemos cuidado.

Amo el sabio consejo de la Hermana Rosemary Wixon de mirar verticalmente la aprobación del Señor en lugar de “horizontalmente la del mundo que nos rodea, o la de aquellos que encontramos en Facebook o Instagram”. (“Descubriendo la Divinidad en Nosotros”, Sesión General de Mujeres de la Conferencia General, Septiembre 2015).

Aún los valientes discípulos en las escrituras como Marta, se sintieron presa de la comparación. Ella preguntó: “Señor ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? (Lucas 10:40). Esto trajo a luz la gentil reprensión del Salvador, quien con gran amor respondió: “Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero solo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada”. (Lucas 10:41-42).

La respuesta del Señor a Pedro, quien también miró “horizontalmente”, al preguntarle “¿y éste, qué?” (Juan 21:21), comparando su propia asignación a la de Juan, nos advierte contra las comparaciones. Jesús respondió, “Si quiero que él se quede hasta que yo venga, ¿qué a ti? Sígueme tú”. (Juan 21:22).

 

EL CAMBIO PUEDE SER UN RETO PARA LA RESILIENCIA

Algunas veces los cambios y las adversidades que enfrentamos – como enfermedades, envejecer, la muerte o el divorcio – pueden ser devastadoras y desgastantes, emocional, mental y físicamente para nuestro bienestar. En un concejo reciente discutimos el tema de la salud emocional y mental, un equipo de profesionales en salud mental nos enseñó acerca de cuan esencial es la característica de la resiliencia para nuestro bienestar. Nos enseñaron que los atributos de la resiliencia incluyen:

  • Cuán bien nos adaptamos o aceptamos el cambio.
  • Nuestro compromiso a deberes y relaciones.
  • La habilidad para trabajar en cambiar las cosas que somos capaces de controlar, mientras que desarrollamos la habilidad para dejar ir las cosas que no podemos controlar.

Podríamos preguntarnos a nosotros mismos, “¿Cuán resiliente soy?”. Como padres podríamos preguntarnos, “¿Cómo ayudo a mis hijos a ser más resilientes?”.

 

LIDIAR CON LA DEPRESIÓN

En una inspiradora Charla, el Élder Jeffrey R. Holland se refirió al difícil reto de la depresión y preguntó, “¿Cuál es la mejor manera de actuar cuando ustedes o sus seres amados afronten dificultades mentales o emocionales?”. Posteriormente declaró a quienes sufren de un trastorno depresivo agudo o de depresión: “Ante todo, nunca pierdan la fe en el Padre Celestial, quien los ama más de lo que pueden comprender”. (“Como una vasija quebrada” Conferencia General, Octubre 2013). Luego ofreció seis recomendaciones:

  1. Fielmente sigan las buenas prácticas de devoción que invitan al Espíritu Santo.
  2. Busquen el consejo de los quienes poseen las llaves para su bienestar espiritual.
  3. Pidan y atesoren las bendiciones del Sacerdocio.
  4. Participen de la Santa Cena cada semana.
  5. Aférrense a las promesas de perfección en la expiación de Jesucristo.
  6. Crean en los milagros.

 

MANTENGAN UNA PERSPECTIVA ETERNA

Nuestro propósito en la Sociedad de Socorro es preparar a las hermanas para las bendiciones de la Vida Eterna. Mientras que nos esforzamos por mantener la perspectiva eterna, visualizando el panorama general en vez de enfocarnos en nuestras dificultades mortales que algunas veces nublan nuestra visión, podemos manejar mejor ambos, nuestro bienestar emocional y mental.

Por muchos años, he atesorado la cita compartida por el Presidente Gordon B. Hinckley y esto me ha ayudado a mantener la perspectiva apropiada cuando estoy fuera de balance, “La vida es como un viaje de tren de antaño, retrasos, desvíos, humo, polvo, cenizas, y sacudidas intercaladas, solo ocasionalmente por hermosas vistas y explosiones emocionantes de velocidad. El truco es dar las gracias al Señor por permitirnos tener este viaje”. (Citado en la charla del devocional en BYU en Septiembre 25, 1993 titulada “Dios les dará el conocimiento por su Santo Espíritu”).

RECUERDEN SU VALOR INFINITO

Una de las mejores cosas que podemos hacer para mantener una perspectiva eterna, es incrementar nuestra fe en Nuestro Padre Celestial y en su hijo Nuestro Salvador Jesucristo, recordando cuán valorados y amados somos por Ellos.

El Salvador nos invitó a, “Recordad que el valor de las almas es grande a la vista de Dios” (Doctrina y Convenios 18:10). Esto se aplica a todos los hijos de Dios, incluyéndote a ti y a mí. Nuestra imperfección no cambia cuán valorados y amados somos.

¿Cuán a menudo leemos los versículos que a continuación describen cuán valorados somos?

“Y ha Resucitado de entre los muertos, (Doctrina y Convenios 18:12), “padecimiento que hizo que yo…, temblara a causa del dolor y sangrara por cada poro” (Doctrina y Convenios 19:18).

¡Así cuánto somos amados por el Señor!

Como al Alma, yo pregunto “¡…no aumentaría esto vuestra fe?” (Alma 32:29). ¿Podemos resistir la urgencia de mirar horizontalmente por la aprobación de otros en nuestra búsqueda de ser emocional y mentalmente resilientes para afrontar los retos y cambios de la vida y buscar al Señor? Sé que Él nos asegurará de su amor por nosotros y el valor que tenemos para Él mientras que lo buscamos con fe.

| Fortaleciendo a las Familias
Publicado por: *Patricia Ortiz R. de Verano
Miembro de la Iglesia, sirvió en la misión Colombia Bogotá Sur. Es esposa, mamá y educadora en idiomas extranjeros (Inglés, Francés, Italiano), con Certificaciones Internacionales en Inglés, Diplomado en Traducción . Con experiencia en Marketing. Aficionada a la escritura, música, pintura, y a todo lo relacionado con el arte y el aprendizaje.
Libro de Mormón Lección 10
Libro de Mormón Lección 10: “Él invita a todos ellos a que vengan...
Un compendio
Un compendio de las últimas noticias en la Iglesia

Deja un comentario*

comment_before*