¿Qué es el Diario de Discursos?

brigham-young-mormonEl Diario de los Discursos es a menudo citado por los no mormones como prueba de la doctrina mormona. En realidad, sin embargo, esta es una fuente no oficial y no se puede tomar como doctrina. Mucho de lo que se incluye es especulativo, las opiniones de Brigham Young, más que la doctrina canónica real. Desafortunadamente, muchos de los que utilizan el libro como “prueba” de la doctrina no entienden cómo se canoniza la doctrina en la Iglesia, cómo los mormones determinan las enseñanzas actuales, y el papel de un profeta.

El Diario de Discursos contiene discursos dados por Brigham Young en los años 1800, así como otros tipos de discursos y oraciones. Él no escribió el libro. Los oyentes registraron las conversaciones utilizando abreviaturas que luego se transcribieron y se publicaron. El objetivo era llevar sus discursos a la gente que era mormona en Europa. Brigham Young dio su aprobación al proyecto, pero se llevó a cabo con fines de lucro por mormones individuales, no por la Iglesia. A Brigham Young nunca se le pidió que supervisara las transcripciones y no validó las transcripciones, ni tampoco dio su aprobación para ninguna discusión o discurso específicos para ser incluidos.

En los tiempos modernos, los investigadores han descubierto muchos errores de transcripción. Además, no todos los discursos se dieron formalmente a los miembros en la Conferencia General. Algunos eran discursos fúnebres. Algunos eran oraciones. Algunos eran informes de misioneros. Eran ofrecidos en una variedad de ocasiones, por diversas razones. Si bien pueden tener un valor histórico, no están destinados a servir como prueba de la doctrina. Las Conferencias Generales eran diferentes en esos días, eran más informales, menos oficiales, y a menudo incluían preguntas de la congregación.

Aparte de los evidentes problemas de errores de traducción, las personas que se basan en el diario no entienden cómo funciona el mormonismo. Es muy difícil para un observador externo entender la fe de otra persona, que por lo general tiene muchas complejidades.

Para los mormones, las revelaciones son un proceso continuo. Brigham Young ya no es el profeta y reaccionamos ante él de la misma manera en que reaccionamos ante Moisés. Ambos fueron grandes profetas, pero lo que enseñaron no era la última palabra en el plan de Dios para nosotros. Cada profeta agregó más cosas a nuestros conocimientos sobre el evangelio. A veces lo que un profeta enseñaba contradecía lo que otro enseñaba. Jesús enseñó una ley mayor a la que enseñó Moisés. También instruyó a sus apóstoles que evitaran enseñar a los samaritanos y a los gentiles. Más tarde, sin embargo, Pedro recibió una visión que le decía que nada de Dios era impuro y que debía llevar el evangelio a todos. ¿Significa eso que Jesús tenía prejuicios o que enseñaba falsa doctrina? No, eso significaba que era hora de que se dé el siguiente paso. Es por eso que todavía se necesitan profetas hoy, Dios nunca pretendió que el conocimiento y el progreso terminaran con la última palabra en la Biblia.

Por lo tanto, aunque Brigham Young enseñó el evangelio, era el evangelio como Dios quería que se enseñara en ese momento. Hoy en día, muchas cosas han cambiado a medida que llegamos a estar mejor preparados para el siguiente paso. Lo que se escucha enseñar a Brigham Young era para su generación, no la nuestra.

Además, es importante entender cómo la doctrina mormona se  convierte en canonizada. En primer lugar, el profeta se acerca a Dios con una pregunta. Si recibe una revelación en respuesta a la pregunta se la presenta a los apóstoles para su votación, lo que significa que ellos también estarán orando, ofreciendo una capa de protección para la Iglesia. A continuación, se presenta a los miembros de la Iglesia. Muchas cosas que Brigham Young dijo no fueron el resultado de revelación, no se presentaron a los apóstoles, y no se expuso a los miembros para su voto de sostenimiento. Esto significa que no es doctrina canonizada.

Entonces, ¿qué son?

Son opiniones. Dios nos dio una gran inteligencia y la capacidad de pensar y razonar. Nunca ha visto la necesidad de decirnos todo a la vez, por lo que hay muchas cosas sobre las que no sabemos nada en absoluto. Donde no hay doctrina canónica, cada mormón es libre de tomar su decisión propia. Esa decisión, incluso cuando un profeta la haya vertido, no significa que sea la doctrina. Se hace opinión. Incluso a un profeta se le permite tener opiniones y expresarlas. Hoy en día, la mayoría de los profetas y apóstoles son más cuidadosos en hacer distinción entre la doctrina oficial y una opinión, debido a la llegada más rápida de la comunicación masiva. A menudo escucharán un discurso prologado sólo como la opinión del orador, o escucharán a un líder decir que él personalmente cree algo. Este no era el caso en los primeros días, cuando los líderes se centraban en el público justo en frente de ellos, que eran conscientes del contexto de la discusión y sabía lo que era opinión y lo que no.

El Diario de Discursos es un documento histórico interesante (aunque es uno que no es exacto), pero nunca podrá ser citado como oficial a menos que el escritor también pueda dar lugar a una doctrina oficial de los líderes más recientes.

Este artículo fue escrito por:

Terrie Lynn Bittner

| Fortaleciendo a las Familias

Deja un comentario*

comment_before*