La Iglesia no es perfecta, y eso está bien

la iglesia no es perfecta

“La Iglesia es perfecta, pero la gente no”.

No puedo decir cuántas veces he escuchado alguna variación de esta frase. La he usado en varias ocasiones, yo mismo.

Aquí está la cosa: La Iglesia no es perfecta.

“La Iglesia” vs. “el Evangelio”

El evangelio es el plan perfecto e inmutable de nuestro Salvador, Jesucristo, “para la salvación personal e individual y la exaltación”, como lo describió Ronald E. Poelman en una conferencia de la Conferencia General de 1984.

La Iglesia es un instrumento que ayuda a las personas a encontrar y vivir el evangelio. Su organización provee los medios por los cuales progresamos hacia la perfección, enseñamos el evangelio, realizamos ordenanzas para los vivos y los muertos, y cuidamos a los pobres y necesitados.

“Ahora, a través de la instrumentalidad de esta Iglesia restaurada, la promesa de la redención está puesta al alcance incluso de los espíritus de los muertos que en su vida mortal sabían poco o nada de la gracia del Salvador”, dijo el Élder D. Todd Christofferson en 2015 Discurso de la Conferencia General.

Los seres humanos no tienen control sobre el evangelio.

Sin embargo, los seres humanos sinceros pero imperfectos dirigen la Iglesia, y eso significa que inevitablemente habrán problemas. Hacemos lo mejor que podemos para administrar el evangelio de la manera que el Señor quiere de nosotros, pero lo estropeamos.

La gente muere en caminatas pioneras. Las autoridades generales son excomulgadas. Los maestros bien intencionados de la Escuela Dominical predican falsas doctrinas.

Pero ninguno de estos acontecimientos hace que el evangelio sea menos verdadero.

Por qué importa

Tal vez pienses que estoy siendo pedante. Tal vez estás pensando, “Sé que la Iglesia y el evangelio son dos cosas diferentes”.

Pero el lenguaje que usamos importa.

Incluso si eres plenamente consciente de las diferencias entre la iglesia y el evangelio cuando usas esta frase, tu público podría no serlo. Podrías crecer como yo, pensando que los líderes de la Iglesia no pueden errar y que las políticas no pueden cambiar porque la Iglesia es perfecta.

Si creemos eso, nos estamos preparando para la desilusión.

Creemos que nuestros líderes son divinamente inspirados. Pero también sabemos que la revelación no significa necesariamente instrucciones de palabra por palabra de parte de nuestro Padre Celestial. En el pasado, nuestro Padre Celestial, Jesucristo y los ángeles han aparecido a los profetas y les han dado instrucciones muy claras. Pero creo que la mayoría de las veces los profetas y apóstoles hacen lo que hacemos: reciben impresiones y descubren el mejor curso de acción a través del ensayo y el error.

Por ejemplo, el tema sobre la raza y el sacerdocio de los temas del evangelio de los SUD dice: “A través del tiempo, los líderes y miembros de la Iglesia adelantaron muchas teorías para explicar las restricciones del sacerdocio y del templo. Ninguna de estas explicaciones se acepta hoy como doctrina oficial de la Iglesia”.

Esta información puede molestarle, aunque conozcas la distinción entre la iglesia y el evangelio. Pero si creyeran que los líderes de la iglesia no podrían cometer errores, o que una política como la prohibición de los afrodescendientes recibiendo el sacerdocio y las bendiciones del templo no pudieran ser revertidas, este conocimiento podría sacudir tu fe hasta el fondo.

Siempre ha sido así

Piensa en el relato de Hechos. Pedro recibe una visión que le ordena enseñar el evangelio a los gentiles. Sin embargo, la visión no le da detalles sobre cómo se supone que debe lograr esto.

Pedro describió la visión y el mandamiento de enseñar a los gentiles a los otros apóstoles. Al principio, hubo muchos conflictos en torno a la nueva política. “Los que eran de la circuncisión” (judíos) se oponían incluso a visitar a los gentiles en sus hogares.

En Hechos 11: 2-3, dice que “contendían” con él, diciendo: “Por qué has entrado en casa de hombres incircuncisos, y has comido con ellos”.

Hoy, no parpadeamos cuando se trata de enseñar a los gentiles el evangelio. Pero nos llevó algún tiempo llegar allí.

En “The crucible of doubt”, Terryl y Fiona Givens dan tres razones por las que Dios permite a individuos muy defectuosos guiar a Su Iglesia:

1) Cualquier persona en la Iglesia puede ocupar posiciones de liderazgo (aunque no todos pueden sostener cada posición). Esto nos recuerda que “todos son igualmente miembros del cuerpo de Cristo, que todos deben tener igual acceso a dones y poderes espirituales”.

2) Como dijo el Presidente Dieter F. Uchtdorf, “personas imperfectas son todo lo que Dios ha tenido para trabajar”.

3) El liderazgo humano defectuoso nos recuerda confiar en el Señor sobre todo lo demás.

“Desde la perspectiva de Dios, el problema no es la universalidad de la debilidad humana; es la universalidad de la confianza humana en esa debilidad “, escriben los Givens”… Por eso nuestro deber bíblicamente mandado a los profetas y apóstoles no es idolatrarlos sino sostenerlos y sostenerlos ‘por la oración de la fe'”.

Ten en cuenta que la Iglesia, por maravillosa que sea, sigue siendo una institución dirigida por seres humanos defectuosos, y que sus defectos no hacen que el evangelio sea menos verdadero.

 

 

Este artículo fue escrito originalmente por Ashley Lee y fue publicado en MormonHub.com, con el título The Church Isn’t Perfect, and that’s OK Español © 2017

| Fe en Jesucristo
Publicado por: *Patricia Ortiz R. de Verano
Miembro de la Iglesia, sirvió en la misión Colombia Bogotá Sur. Es esposa, mamá y educadora en idiomas extranjeros (Inglés, Francés, Italiano), con Certificaciones Internacionales en Inglés, Diplomado en Traducción . Con experiencia en Marketing. Aficionada a la escritura, música, pintura, y a todo lo relacionado con el arte y el aprendizaje.
misioneros que sirven en Texas
Todos los misioneros que sirven en Texas están a salvo y ayudan a los...
me siento insuficiente
Me siento insuficiente - Especialmente en la Iglesia

Deja un comentario*

comment_before*