Explorando la Historia Mormona: El Centro de Visitantes del Batallón Mormón en San Diego

Por Terrie Lynn Bittner

Mormon Battalion Center¿Están buscando algo gratis, con aire acondicionado y divertido para hacer en Old Town, San Diego? Hace un año, el Centro de Visitantes del Batallón Mormón fue renovado para que sea un destino elogiado por los mormones (apodo que en ocasiones se aplica a los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días) así como por no mormones. La visita guiada de veinte minutos lleva a los visitantes a la historia temprana de San Diego, el cual también jugó un papel fundamental en la historia mormona. Los aspectos religiosos de la visita son mínimos y no hay una intención de convertir a los visitantes. Si desean aprender más acerca de los mormones, pueden llenar una tarjeta de solicitud o realizar preguntas en sus ciudades. De otra manera, el enfoque está en los sucesos históricos.

El centro de visitantes es presentado por misioneros mormones con la ropa de la época. Los visitantes “viajan” con el Batallón Mormón para explorar esta parte de la historia mormona pasando de habitación en habitación, sentándose en troncos, bancos o rocas durante las presentaciones para hacerlas más reales. Los videos en cada habitación están diseñados inteligentemente para proporcionar una sensación de interacción con ellos. En la primera habitación, son bienvenidos por los misioneros y tienen la oportunidad de ver fotografías en la pared de alguno de los participantes en los eventos; hombres y mujeres, e incluso un niño. Inesperadamente, las personas en las fotografías empiezan a hablar, al estilo de Disneylandia. El guía de la visita invita a uno de ellos, un adolescente que relataba su ruta con el batallón a pesar de no tener la edad suficiente para contarnos su historia. En otra, una ventana de pronto revela que es una pantalla de video cuando uno de los actores golpea la ventana y procede a contarle más acerca de su historia. En una tienda pionera, los invitados ven lo que cada soldado recibía a manera de suministros y uno está vestido con el traje. Todos son invitados a sostener el mosquete, que es sorprendentemente pesado. Los misioneros conversan con los actores en las pantallas para proporcionar una entretenida lección de historia.

Al final de la visita formal, los visitantes pueden ver una variedad de artefactos y pantallas y pueden hacer que se les tome una foto en un entorno del batallón (sin los trajes). Cada visitante recibe una foto impresa y la opción de que se la envíen también por correo. Un área al aire libre es muy favorable e ideal para los niños. Los niños,  e incluso los adultos, pueden realizar extracción de oro de mentira. Hay caballos de madera, disfraces y otras actividades para que los niños participen. Un camino de escaleras brinda una adorable vista de Old Town y las imágenes muestran los otros sitios históricos en el área. Esta es una manera divertida de aprender la historia mormona sin presiones, libros de textos o pruebas.

El batallón mormón es un segmento único de la historia mormona. Se formó mientras los mormones estaban camino a Utah. Antes de la jornada hacia el oeste, se enteraron de que la libertad de religión tenía serias limitaciones y que la constitución, en ese momento, no le permitía al gobierno federal impedir que los estados ignoraran las leyes de la constitución. Esto sería corregido luego de la Guerra Civil, demasiado tarde para ayudar a estos primeros mormones. Como resultado, no hubo verdaderas consecuencias para las turbas que atacaban, robaban, torturaban e incluso mataban hombres, mujeres y niños mormones. En Missouri, el gobernador emitió una orden de exterminio sobre los mormones que vivían en ese estado. Con este pasaje, las turbas eran libres de hacer lo que quisieran con los mormones, y su líder, José Smith, fue asesinado, como lo fueron otros mormones. Los mormones se vieron forzados a salir de varios estados en esos primeros años, incluyendo Missouri, Ohio e Illinois.

Con toda esta triste historia mormona detrás de ellos, y con muchos habiendo sido forzados a abandonar sus hogares y posesiones e incluso sus familias una y otra vez sin apoyo de un presidente que había puesto en claro que intervenir en esto no estaba en su mayor interés político, fue naturalmente irritante para muchos mormones cuando una delegación del ejército de los Estados Unidos llegó a uno de los campamentos pioneros mormones. Se acercaron al líder del campamento y dijeron que el presidente quería que los mormones se enlistaran en la guerra contra los mexicanos.

La mayoría sintió que el gobierno estaba equivocado yendo a ellos para pedir ayuda cuando sus propias plegarias por ayuda han sido ignoradas. También se preguntaban cómo se las arreglarían las esposas e hijos en el largo viaje y el trabajo inicial de establecer una nueva tierra sin ellos. Sin embargo, se envió un mensaje de parte del líder del campamento a Brigham Young, quien llegó a ese campamento con los líderes militares. Él ayudó a su gente a comprender que el dinero que los soldados recibirían ayudaría a sus familias a adquirir los alimentos y suministros que tan desesperadamente necesitaban. También demostraría al gobierno que los mormones eran buenos estadounidenses, aún después de haber sido forzados a salir del condado por el mismo gobierno. (Estaban actualmente en Iowa, el cual aún no era parte de los Estados Unidos). Él profetizó que no enfrentarían ninguna lucha y prometió tener protegidas a sus familias. Con los ánimos de Brigham Young, 541 soldados se enlistaron. Además 35 mujeres los acompañaron, la mayoría como lavanderas. Estas mujeres llevaron consigo 42 niños. La compañía también incluyó a un niño de nueve años, Charles Colton, quien se escabulló en el campamento porque quería servir con su padre. Debido a que no había nadie disponible para regresarlo, se le permitió quedarse.

El batallón mormón marchó 3200 kilómetros a San Diego, uno de los viajes militares más largos de la historia. Durante el viaje construyeron caminos que otros podrían usar en el futuro. Las raciones proporcionadas a ellos eran insuficientes y a menudo estuvieron extremadamente hambrientos y sedientos. Habían elegido enviar el dinero de su prestación para la ropa a sus familias, así que también estaban escasos de ropa. Dado que las mujeres y los niños no tenían raciones, tuvieron que ser servidos de las escasas raciones que recibían los hombres, agotando aún más los suministros.

Mormon Battalion insideLa profecía de Brigham Young ocurrió. Los únicos disparos realizados en este viaje fueron para defenderse contra una estampida de ganado, el cual humorísticamente se conoce como la Batalla de los Toros. Sin embargo, veinte hombres murieron por desnutrición, malas condiciones sanitarias y sed. Había una enorme cantidad de sufrimiento. Fueron forzados a marchar con un grupo militar regular dirigido por el mismo hombre que los había forzado a salir de Missouri y este hombre, el coronel Price, se rehusó a compartir raciones hasta que fue obligado a hacerlo. (El ejército regular estaba mejor provisionado). Se les asignó un doctor que creía que los calomelanos y el arsénico eran la cura para todo, y estos eran servidos en una cuchara oxidada compartida por todos. Dado que estas “curas” eran venenosas, la dosis era bastante peligrosa para aquellos que fueron forzados a tomarla.

Solo 339 personas llegaron hasta San Diego. El viaje más largo en la historia militar, y uno de los más largos en la historia mormona, terminó en California, muchos llegaron descalzos debido a que sus zapatos se habían gastado mucho antes.

Aunque habían sido enviados a luchar contra los mexicanos, una vez que llegaron, ellos, en la manera típica de los mormones, se establecieron por un tiempo para ayudar a los mexicanos a construir su ciudad. Ayudaron a construir el primer palacio de justicia, algunos de los caminos y otros edificios en lo que ahora es Old Town. El padre del pequeño Charles Colton y otros tres hombres hicieron 40,000 ladrillos que fueron utilizados en el proceso de construcción. Oficialmente, eran tropas de ocupación, pero establecieron una buena relación con la gente local.

Cuando terminó el año de servicio, ochenta y un hombres se volvieron a enlistar. La mayoría de los restantes partieron a San Francisco, pretendiendo de allí dirigirse a la Ciudad de Lago Salado, Utah. Sin embargo, un líder de la iglesia entregó un mensaje de Brigham Young pidiendo a aquellos que no tenían familiares en Utah quedarse y trabajar. El ingreso era muy necesitado. Muchos lo hicieron y algunos fueron participantes en el descubrimiento de oro en Sutter’s Mill. Otros hombres observaron el proceso de irrigación utilizado por los inmigrantes, una habilidad que llevaron a casa para utilizar en la famosa irrigación de Utah, trayendo agua al desierto.

Aunque la formación del batallón mormón trajo dificultades a los hombres y sus familias, Brigham Young fue inspirado en su decisión de alentar a los hombres a poner a un lado su ira y dolor por la manera en que su gobierno los había tratado. El viaje les permitió obtener mucho de los ingresos necesitados para asistir a los mormones en la realización del viaje a Utah, enseñándoles habilidades valiosas, y enviaron un claro (aunque a menudo ignorado) mensaje de que los mormones eran estadounidenses leales a pesar del rechazo por parte de su nación. Fue un tiempo crítico en la historia mormona, uno que afectó tanto a la nación como al pequeño grupo de peregrinos religiosos dirigiéndose a una tierra prometida en Utah.

El Monumento al Batallón Mormón está ubicado en Juan Street 2510 en San Diego, California, en el distrito histórico de Old Town. Está abierto de 9 am a 9 pm, siete días a la semana, y es totalmente gratis. (Ni siquiera hay cargo por la foto y no hay una tienda de souvenirs ni otras maneras de gastar dinero).

| Historia de la Iglesia

Deja un comentario*

comment_before*