Reconocido pastelero gana caso en la corte suprema al defender su religión

Hace cinco años, Jack Phillips tuvo la sorprendente experiencia de enterarse de que la Corte Suprema de los Estados Unidos había fallado a su favor.

Siete de los nueve jueces estuvieron de acuerdo en que los funcionarios de Colorado le faltaron el respeto a sus creencias religiosas sobre el matrimonio al considerar que su negativa a diseñar una pastel de bodas para personas del mismo sexo violaba la ley estatal contra la discriminación.

Según la decisión mayoritaria, las palabras y acciones de los funcionarios constituyeron hostilidad religiosa ilegal. El Juez Anthony Kennedy escribió: 

“Cuando la Comisión de Derechos Civiles de Colorado examinó el caso (de Phillips), no lo hizo con la neutralidad religiosa que exige la Constitución”.

Phillips obtuvo una importante victoria en la guerra política y cultural sobre cómo equilibrar los derechos LGBTQ y la protección de la libertad religiosa. Créditos: Trevor Brown Jr., Deseret News

Aunque la sentencia de la Corte Suprema no llegó a afirmar que la decoración de pasteles sea una forma de expresión protegida ni que las leyes antidiscriminatorias necesiten amplias exenciones religiosas, Phillips obtuvo una importante victoria en la guerra política y cultural sobre cómo equilibrar los derechos LGBTQ y la protección de la libertad religiosa.

Los titulares de los medios de comunicación de todo el país, incluido el de Deseret News, lo declararon vencedor de una batalla legal que había durado seis años.

La demanda actual se originó en 2017, el mismo día en que la Corte Suprema aceptó escuchar el caso de Phillips.

Phillips es un hombre de principios. Créditos: Trevor Brown Jr., Deseret News

Una mujer transgénero se puso en contacto con su pastelería, Masterpiece Cakeshop en Lakewood, Colorado, y le pidió una tarta para celebrar su transición de género.

Phillips rechazó el encargo, ya que consideraba que diseñar una tarta de ese tipo le obligaría a compartir un mensaje que contradice sus creencias religiosas.

Según The Associated Press, la mujer, Autumn Scardina, se puso en contacto con la Comisión de Derechos Civiles de Colorado, que en un principio inició un proceso contra Phillips.

Sin embargo, cuando el pastelero presentó una demanda federal alegando maltrato continuado por parte de los funcionarios de Colorado, los abogados del estado y Phillips llegaron a un acuerdo y ambos casos fueron retirados.

Autumn Scardina. Créditos: AP Photo/Colleen Slevin

La mujer que pidió el pastel de transición de género no participó en el acuerdo y decidió seguir adelante con la demanda contra Phillips y su pastelería.

El Tribunal de Apelaciones de Colorado falló a su favor a principios de año, pero en octubre la Corte Suprema de Colorado aceptó estudiar la apelación de Phillips.

Phillips continúa luchando por la libertad religiosa de todos en los Estados Unidos. Créditos: Trevor Brown Jr., Deseret News

El panadero cristiano, que ya ha pasado unos 11 años luchando por su negocio en los tribunales, podría acabar pasando unos cuantos más tratando con abogados antes de que termine el juicio actual.

La semana pasada, Phillips habló con Deseret News sobre sus pasteles, sus controversias y por qué no ha perdido la esperanza de una solución largamente esperada:

“Hemos ganado todos los juicios hasta este, y esperamos ganar este también. No siento que no sea un vencedor, sino que estas cosas deben aclararse y espero que la Corte lo haga”.

Phillips busca que la Corte Suprema respete su derecho a la libertad religiosa. Créditos: AP Photo/Andrew Harnik

Phillips relató la importancia de la decisión de la Corte:

“Me di cuenta de lo importante que era mi caso no sólo para mí, mis pasteles y mi pastelería, sino para todos los estadounidenses, para el derecho de todos los estadounidenses a decidir qué mensajes quieren expresar y el derecho a vivir y trabajar de acuerdo con su conciencia sin temor a ser perseguidos por el gobierno.

Me encanta servir a todo el mundo, pero no puedo crear ni expresar todos los mensajes.

Estés o no de acuerdo con el mensaje que elijo, creo que todos los estadounidenses deberían estar de acuerdo con el hecho de que el gobierno no debería obligarme a expresar un mensaje con el que no estoy de acuerdo, o decirme que no puedo expresar un mensaje que quiero compartir”.

Actualmente, Jack Phillips está envuelto en otro caso que lleva años abriéndose paso en el sistema legal, pero está seguro de que los argumentos que se presenten ante la Corte serán los más claros posibles y esta respetará los derechos de libertad de expresión y ganará el caso.

*Imagen de portada: Trevor Brown Jr., Deseret News

Fuente: Deseret News

Video relacionado

YouTube player

También te puede interesar

| Inspiración
Publicado por: *Joshua Zari
Estudiante de Derecho, cinéfilo, bibliófilo y curioso lector. Amante del evangelio, del mar, los girasoles y atardeceres. Ser sociable.
Élder Uchtdorf a embajadores y senadores: La Iglesia siempre entra...
Las 6 Iglesias más bellas de Lima, Perú

Deja un comentario*

comment_before*