La manera especial en que los padres solteros bendicen a la Iglesia de Jesucristo

Madre e hijo en el Templo

La hermana Reina I. Aburto, ex consejera de la Presidencia General de la Sociedad de Socorro, compartió un artículo especial en LdsLiving que resalta el papel significativo que tienen los padres y las madres solteros de la Iglesia de Jesucristo.

Ella compartió que hace unos años, en una de sus asignaciones en Argentina, una hermana le comentó que sus hijos adolescentes eran la única razón por la que iba a la Iglesia.

La hermana Aburto sintió que había algo más en ella, cierto pesar y malestar que no había expresado antes.

Pudo notar que no estaba segura de por qué las líderes locales la habían invitado a la reunión que habían organizado debido a que anteriormente se había sentido juzgada a causa a sus circunstancias y estado civil.

Su respuesta para aquella hermana fue la siguiente: 

“Esa es probablemente una de las mejores razones para estar aquí. Tu amor por tus hijos es un hermoso motivo para asistir a la Iglesia. Estoy agradecida de tenerte entre nosotras”. 

A medida que la conversación se desarrollaba en la reunión y las hermanas presentes compartían sus desafíos, fortalezas y milagros, el rostro de aquella hermana comenzó a relajarse, estaba sintiendo el verdadero espíritu.

Hermana Aburto mensaje a LGTB

“Necesitamos su fe en el Salvador, su fuerza y perspectiva”. Imagen: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

Al final de la reunión, la hermana Aburto abrazó a aquella mujer y le dijo: 

“Gracias por venir. Sus comentarios fueron perspicaces e inspirados. Admiro su determinación para acercar a sus hijos a Cristo y ser un ejemplo para ellos. Espero que sepa que usted es necesaria en Su obra. Necesitamos su fe en el Salvador, su fuerza y perspectiva”.

Ese día por la noche, la hermana Aburto discursó en un devocional para jóvenes en la misma ciudad. 

Al finalizar, una hermana se acercó a ella y la invitó a comer unos pasteles en la cocina del centro de reuniones. Esa hermana tenía una gran sonrisa en el rostro y su semblante era cálido y radiante. 

Después de varios minutos, finalmente se dio cuenta de que era la misma hermana de la mañana, ¡la misma hermana que había conocido en la primera reunión de ese día! Se veía tan diferente que le llevó un tiempo reconocerla. 

La hermana Aburto compartió que se identificó con ella porque cuando se unió a la Iglesia de Jesucristo se había separado de su primer esposo. 

La hermana Reina I. Aburto junto a su esposo. Imagen: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días

En ese momento tenía un hijo de tres años y buscaba la forma de criarlo en un ambiente de fe en Dios y principios rectos. Quería que su hogar se edificara sobre la roca de Cristo.

Tuvo la bendición de encontrar una comunidad que la acogió y a su hijo, fueron llevados al Salvador, “nutridos por la buena palabra de Dios”.

A lo largo de sus asignaciones para la Iglesia en el mundo, la hermana Aburto conoció a muchas mujeres y hombres que, como aquella hermana, estaban criando a sus hijos en una familia monoparental. 

De hecho, representan un alto porcentaje de la membresía de la Iglesia en todo el mundo, como expresó el presidente M. Russell Ballard cuando señaló que “más de la mitad de los adultos en la Iglesia hoy son viudos, divorciados o solteros”.

Algunos padres o madres solteros podrían sentir que no tienen mucho que aportar a la obra de Dios. Sin embargo, gracias a las diferentes circunstancias y experiencias por las que han pasado, cada uno de ellos tiene una perspectiva única que es valiosa y necesaria al seguir al Salvador y Su evangelio.

La esperanza de todas las personas solteras es la misma que la de todos los miembros. Imagen: Shutterstcok

El presidente Ballard enseñó: 

“Algunos se preguntan acerca de sus oportunidades y su lugar en el plan de Dios y en la Iglesia. Debemos entender que la vida eterna no se trata simplemente del estado civil actual, sino del discipulado y de ser “valientes en el testimonio de Jesús”. 

La esperanza de todas las personas solteras es la misma que la de todos los miembros de la Iglesia restaurada del Señor: obtener la gracia de Cristo mediante la “obediencia a las leyes y ordenanzas del Evangelio. 

Como sucede con cada uno de nosotros que somos miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, nuestras contribuciones son únicas e importantes”.

Cuando Jesucristo estuvo en la Tierra, invitó a todos a venir a Él. Llamó a todos a Su obra: ricos y pobres, hombres y mujeres, jóvenes y viejos, y a todos con un corazón dispuesto, humilde y creyente. 

Toda persona juega un papel especial en la obra de Dios, en su familia, en la Iglesia y en sus comunidades, especialmente aquellos que están criando a sus hijos sin un cónyuge. 

De acuerdo con la hermana Aburto, debido a que están atravesando dicha circunstancia, han desarrollado la capacidad para recibir guía de los cielos a través del Espíritu Santo. 

Aquello también es permite sentir empatía hacia otros en circunstancias similares y ministrarles.

manos sosteniendosé

Los padres y madres solteros brindan apoyo a los demás con empatía y comprensión. Imagen: Canva

La hermana Aburto expresó:

Los padres y madres solteros entienden la importancia de ayudarse mutuamente con sus familias… Son ejemplos de cómo acercarnos a los demás y desarrollar redes de apoyo para ellos y sus hijos… Tienden a ser oyentes compasivos y de mente abierta. [Sus] experiencias únicas les permite brindar apoyo a los demás con empatía y comprensión”. 

Desde aquel día en Argentina, la hermana Aburto se ha hecho las siguientes preguntas: 

¿Qué pudo haber causado un cambio tan drástico en la actitud de la hermana que conoció ese día? 

¿Qué fue lo que la ayudó a sentir que valoraban sus contribuciones y que era aceptada como parte de algo importante? 

¿Hay algo que cada uno de nosotros podría hacer para asegurarnos de que un padre o madre, que está criando a sus hijos por su cuenta, sepa que valoramos sus contribuciones y perspectivas únicas al buscar reunir a Israel en preparación para la Segunda Venida del Salvador?

¿Podríamos hacer un esfuerzo consciente para hablar con un lenguaje más sensible en la Iglesia de una manera que no implique que todos estamos en la misma etapa de la vida y que tenemos las mismas experiencias?

mamá abrazando a su hijo

¿De qué manera podemos ser una ayuda para otras personas? Imagen: Canva

Finalmente, compartió algunos ejemplos sobre cómo ser más inclusivos:

1. Si fuiste criado por una madre o padre soltero o has sido uno, menciona ese hecho al compartir tu historia de fe. Al hacerlo, otros en situaciones similares se darán cuenta de que no están solos y pueden tener el valor de compartir su propia historia.

2. Ten en cuenta las diferentes circunstancias de vida que otras personas atraviesan y trata de incluirlos en tus discursos, lecciones, comentarios e interacciones.

3. Cuando pienses o hables de familias en las que una madre está criando a sus hijos sola, reconoce que aunque no haya un portador del sacerdocio en su hogar, debido a los convenios sagrados que ha hecho con Dios, el poder del sacerdocio del Señor fluye sobre [ella] gracias a su rectitud.

4. Si has sido bendecido por una familia que se asemeja a la “ideal”, evita expresar gratitud de una manera que pueda herir a otros en circunstancias diferentes cuando estás en público.

hombre

Busquemos formas de invitar a otros a venir a Cristo. Imagen: Canva

Nunca olvidemos que somos hijos e hijas de Dios, nuestro Padre Eterno, ahora y para siempre. Él los ama y la Iglesia los quiere y los necesita.

A medida que busquemos formas de invitar a otros a venir a Cristo y recibir de Su gracia redentora, recordemos que nuestro Salvador invita a todos a venir a Él y participar de Su bondad y nunca rechazará a nadie porque todos son iguales para Dios.

Fuente: LdsLiving

Video relacionado 

YouTube player

También te puede interesar

| Para meditar

Deja un comentario*

comment_before*