Honrar a los graduados de las pruebas de la vida

las pruebas de la vida

Llevaba un vestido de puntos en blanco y negro y trataba de negociar un compromiso entre mi birrete de graduación y mi cabello. Mis padres y mi familia estaban allí, al igual que mi novio, quien luego se convertiría en mi esposo. Fotos, cena, discursos, una caja de diploma vacía, muchos aplausos y el drama. Mi trabajo duro, mi falta de vida social durante tres años, y las muchas, muchas noches que terminé escuchando la canción de Hawái Cinco-0 que ponían para botar a todos de la biblioteca al final de la noche. Los profesores que me inspiraron, ese maravilloso hombre que nos dejaba investigar de forma independiente y luego escribir nuestras propias preguntas de ensayo en los exámenes, inspiraban excelencia. Un estudiante graduado que me dejaba tomar examen en un sillón de Lazy Boy en su oficina, y de esta manera podía realizar su examen después de una cirugía de rodilla. Tener dos profesores sordos explica lo que significa tener un lenguaje natural diferente al de sus propios padres. Discutir con los profesores sobre libros, trabajar sin descanso en un poema para recibir una respuesta que solo era una marca de verificación. Los grupos de estudio, todas las noches en vela, mezclado con el vóleibol, tiempo en el gimnasio, entrenar baile del tap después del campeonato de la conferencia, las horas en un gimnasio… La graduación fue una hermosa culminación de mi experiencia en el instituto superior.

He meditado con frecuencia la razón por la que aplaudimos… es absolutamente digno aplaudir por los graduados de instituto superior. Eso es un logro. Generalmente hay una alegría más grande para una persona adulta que puede lanzar una pelota en una cesta, sobre todo cuando el tiempo del partido se acaba.

Una licenciatura en las pruebas de la vida

familias-mormonas

Este artículo es para las personas que han obtenido una licenciatura de la vida. Algo acerca de su singularidad en su propia vida o la de sus seres queridos que le han dado una bofetada en la cara y le exigieron que aprenda. Aprender a vivir ciegos y sordos, aprender a cambiar por completo su dieta, aprender todos los términos médicos y pruebas que requieran garantizar una condición médica, aprender cómo funcionan las sillas de ruedas, aprender usos alternativos para el BOTOX o cámaras barométricas, aprender cómo educar o simplemente vivir con un niño que ve el mundo de una manera fundamentalmente diferente. Aprender a negociar con su madre sobre los medicamentos y citas con el médico y si ella aún puede conducir. Aprender a vivir con menos sueño a medida que van de un doctor a otro para encontrar a alguien que utilizará toda su experiencia y sabiduría y pedirá prestado la mitad de su pasión y motivación para encontrar soluciones.

Todo el mundo tiene algo, o muchos algos. Lecciones de vida que requieren mucho más que lo que mi licenciatura alguna vez tomó. Una autodisciplina y abnegación que rara vez se asocian con la vida universitaria. Una desesperación de saber que compite con su desesperación por el oxígeno, porque las consecuencias y soluciones que nacen de ese aprendizaje será igual que salvar la vida.

He visto a una familia adaptar toda su vida a descubrir la manera de cuidar y buscar la cura de su hija herida. He visto a familias aprender todo sobre quimioterapia, catéteres centrales de acceso periférico, monitores, las cirugías y sopesar probabilidades a pesar de que deliberadamente decidieron no estudiar medicina hasta ese momento. He visto a mi suegra aprender cómo levantar y cuidar a su esposo recientemente paralizado. He visto una pelea de una madre por su hija hasta la Corte Suprema, para que ella pudiera tener la educación que se merece. He visto a una amiga que ama a su esposo a través de una lesión cerebral, y a la madre aprender a alimentar a un hijo con una estructura facial única.

cuidardelenfermo-mormon

 

Hay un aprendizaje que involucra a los libros de texto y está motivado por el temor de un próximo examen de opción múltiple. Aplaudimos por ello. Hay un aprendizaje que involucra a la alegría por el interés y la pasión única. Aplaudimos por ello. También está el aprendizaje motivado por el amor y la desesperación. No hay plan de estudios, ni libros de texto. Sólo la vida te mira fijamente a los ojos exigiendo una respuesta. Una persona que conoce muy bien la realidad de la situación, pero se aferra a la esperanza sin descanso. Usted no es perfecto, sabe que no lo conoce todo, pero se levanta por la mañana y trata de buscar y trabajar, y pagar las cuentas y de alguna manera lavar. Aquí estoy, aplaudiéndole.

Los cuidadores merecen aplausos

aprender-amar-hogar-Britt-Kelly-PS-300x168

 

Ojalá pudiéramos tener un estadio lleno de gente aplaudiendo. Sé que usted está demasiado ocupado para ver cualquier cosa dramática, y lo más probable es que no “haya terminado”. Probablemente usted no desee un escenario, ya que podría sentirse demasiado como un pedestal, y necesita demasiados abrazos como para arriesgarse a la separación. Sé que cambiaría el reconocimiento por un gran grupo de apoyo, un mentor, una cura, el tratamiento o incluso sólo un diagnóstico. En la mayoría de los días lo cambiaría por una siesta. Me gustaría tener todo eso para darle. Como yo no lo tengo, quiero darle un abrazo y crédito. Aquí está su licenciatura honoraria. Usted sabe que lo ha puesto en el tiempo. Usted sabe que tiene el conocimiento a pesar de que no tenga una transcripción para probarlo. Se quedó trasnochando. Usted investigó sobre temas que nunca quiso saber. Se ha convertido en un experto en su situación específica. Gracias. Usted me inspira a lo largo de mi propio único proceso educativo. Me sorprende. ¡Bendiciones!

Britt Kelly

| Vida S.U.D

Deja un comentario*

comment_before*