Cómo amar a las personas según la manera del Salvador

jesucristo abrazando a un niño

Vivir con el corazón abierto puede sonar un poco como la intro de una canción pop de los 90, sin embargo, este nuevo mantra ha cambiado la manera en que la autora Virginia Pearce Cowley se ha mostrado ante los demás en su vida. 

Aunque pueda parecer un reto, con ayuda de nuestra propia perspectiva, puede resultar más fácil dejar de lado lo que dicen los demás y centrarnos en nosotros mismos, 

Con todos los conflictos que nos rodean, puede resultar más cómodo elegir nuestro propio juicio en lugar de comprender a los demás.

Virginia nos enseña maneras sencillas de resistir estos impulsos y seguir el ejemplo del Salvador a medida que nos esforzamos por ser pacificadores y compartir Su amor con todos Sus hijos e hijas.

Este tipo de acciones no requieren tiempo, ni mucho esfuerzo. De hecho, “nadie tiene que hacer algo diferente o agregar más cosas a su día a día”, comentó Virginia Pearce. 

En un podcast reciente, Pearce compartió tres principios que pueden ayudarte a abrir tu corazón y sentir el amor de Dios de 3 formas sencillas sin que interrumpan tu vida diaria.

1. Haz un inventario de cómo se siente tu corazón 

mujer sonriendo

Haz un inventario de cómo se siente tu corazón. Imagen: Canva

Es posible que necesitemos hacer algunos cambios en nuestras vidas. Virginia Pearce compartió algunas preguntas orientadas al cambio: 

  • ¿Has cerrado tu corazón? 
  • ¿Te sientes bien?
  • ¿Te sientes protegido? 
  • ¿Has abierto tu corazón a una persona dentro de tu entorno? 
mujer mirando el paisaje

Piensa en cosas que pueden ayudarte a abrir tu propio corazón. Imagen: Canva

Al ser conscientes de estas acciones, podemos hacer pequeños cambios y ser más reflexivos de cómo nos mostramos al mundo. 

Para esto, Virginia relató una experiencia que tuvo su hija Amy mientras esperaba en la fila de una tienda de manualidades. 

Ella escuchó la conversación que una mujer estaba teniendo por teléfono con un familiar, al parecer, estaba pasando por momentos difíciles. 

“Tengo que hacer algo para calmarme, estoy en la tienda de manualidades y voy a comprar algo con lo que pueda trabajar desde casa. Eso [me ayudará] a sentirme mejor”. 

mujer llorando

Ayuda a las personas de tu entorno. Imagen: Canva

Al colgar el teléfono, mi hija atinó a decir: 

“Parece que estás teniendo un mal día”. 

La joven rompió en llanto y le contó que un pariente suyo se encontraba en el hospital. 

Amy le compartió a su mamá: 

“Me llevó solo dos minutos y medio escuchar a la chica y fue lo mejor que me pasó en el día”. 

Si Amy no se hubiera tomado el tiempo para abrir su corazón, no habría tenido la oportunidad de demostrar el ejemplo de seguir al Salvador con esta chica. 

2. Piensa en cómo ayudar a los demás

hombre escuchando problemas

Busca la manera indicada de ayudar a los demás Imagen: Canva

 El siguiente consejo que Pearce comparte es que no tienes que hacer grandes cosas para abrir tu corazón o llevar más de ese amor semejante al de Cristo a la vida de los demás. 

Así como su hija, Amy no cambió nada de su vida día a día para compartir ese mensaje con otra persona. Solamente, se paró en la cola y dejó de enfocarse en sí misma para enfocarse en las personas a su alrededor

tenderse las manos

Presta la atención necesaria a las personas que lo necesiten. Imagen: Canva

Virginia declaró:

“No puedo satisfacer las necesidades de todo el mundo, sin embargo, al ver a las personas que están en mi entorno, puedo llenarme del amor de Dios y compartir con ellas, es entonces que pueden sentirse capaces de hacer lo necesario para sentirse bien consigo mismas”. 

Recuerda que puedes empezar con las personas que están a tu alrededor y tener la disposición de compartir la luz de Dios con los demás.

3. Recuerda tus fortalezas 

hombre caminando

Recuerda tus valores y fortalezas que tienes como persona. Imagen: Canva

Finalmente, Pearce nos recuerda que cada persona tiene sus propias fortalezas que pueden ayudar a bendecir a los demás de una manera única. 

Como por ejemplo, las mujeres suelen tener la capacidad de “abrirse a los demás de manera constante”. 

Recordar que cada uno tiene fortalezas que ha recibido del Señor, te ayudará a abrirte a los demás y cambiar tu manera de ser. 

Puedes incluso tenderle la mano en la Iglesia, ser el apoyo que necesitan en un momento de dificultad.

“Las mujeres son muy buenas invitando a las personas a contar sus experiencias, eso es lo que hacen las mujeres”.

A medida que pongas en práctica estos 3 pasos, no solo cambiarás tu vida, sino que serás un impacto positivo en la vida de otras personas, podrás brindar el amor del Salvador a quienes lo necesiten desesperadamente.

Fuente: LDS Living

Video relacionado

 

@masfe.org Señor tu amor, es el sentimiento mas puro que tengo en mi vida. #masfe #jesus #cristo #jesusteama #diosesbueno #cristianos ♬ sonido original – Masfe.org

También te puede interesar

| Para meditar
Publicado por: *Ariana Calderón Ángulo
Estudiante de Bachiller de Administración, coleccionista de stickers, amante de la música alternativa, fan de Harry Styles, twittera.
hay poder en orar en el nombre de jesucristo
La oración: la mejor terapia contra la falta de concentración
Descubre por qué las personas hacen trampa si saben que está mal

Deja un comentario*

comment_before*